LOPDHoy me he encontrado por la Red, este post, en él se habla acerca de cómo en Facebook podemos encontrar a personas, que pese a estar de incógnito, y en principio en contra de su voluntad, pueden ser encontradas si alguna vez cometieron el error de introducir su correo electrónico real.

 Esto ni es nuevo ni me sorprende, ya que en otras ocasiones ya nos hemos encontrado con “otras mejoras” como poder ser buscados por imágenes, gustos, etc..
Está claro que, una vez te metes en estos mundos ( y por “estos mundos” me refiero a Facebook, twitter, google, y grandes terratenientes de Internet que ganan “pasta” gracias a nuestra malograda intimidad y gracias a la ingente información que de forma graciosa les otorgamos) la privacidad está perdida.
Es una guerra que vamos perdiendo pedacito a pedacito, de forma lenta y con victorias que se nos pasan desapercibidas.
Observando a mi sobrina comer chocolate, me parece un simil muy adecuado y comparable a la  perdida de intimidad en la red que todos sufrimos hoy día. Primero se come un oncita, luego otra, luego dos más, y cuando no nos hemos enterado se ha zampado en cinco minutos la tableta entera.
Si lo trasladamos, a cuando nos metemos en una red social…..por ejemplo facebook (jejejeje, no, no había otra mejor, lo siento). En la mayoría de las ocasiones los primerizos van publicando cosas con mucho cuidado de que no se vea la cara, o que no tenga que ver con determinadas cosas como sus parejas, sus amigos, “su mundo en general”.
Pero, la gran paradoja y como mi sobrina con el chocolate poco a poco “queremos más”,….y vamos zampando onzas…..la primera vez que nos etiquetan…quizás nos moleste y pensemos que no es apropiado, la segunda…bueno, “lo hace todo el mundo”…la tercera….quizás etiquetamos nosotros?……
A esto le añadimos…las grandes mejoras de Facebook, en pro a …..”mejorar nuestras comunicaciones”, “nuestras búsquedas”. etc. Esto a la par que es vendido como un gran avance (que yo no lo dudo), suele suponer un retroceso e impacto más que vamos asumiendo hasta que al final devoramos la tableta…
En principio, sigo apostando por el social media y por los avances de Internet. Está claro que es el futuro inmediato, porque suponen un gran cambio en el marketing, en la comunicación y en el conocimiento. Pero ante esto, he de defender que siempre ha de haber límites legales que supongan una defensa a derechos que legítimamente nos pertenecen. Si ésto no lo conseguimos, quizás esa tableta de chocolate que supone un símil a nuestra intimidad, pueda acabar indigestándose.
En Murcia, a 11 de Octubre de 2013
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.