Pensar…del verbo pensar tranquilamente y reflexionar…Mi felicitación de Navidad

Capt. Jamie Turner runs in preparation for the Ironman World Championship at Joint Base Charleston, S.C., Sept. 21, 2010. Captain Turner is training to swim 2.4-miles through ocean waves, bike 112 miles and run a 26.2-mile marathon through challenging lava-covered terrain. She is a pilot with the 315th Airlift Wing. (U.S. Air Force photo/James M. Bowman)

A veces creo que Pensar, del verbo “Pensar tranquilamente sin hacer otra cosa y reflexionar” es un término devaluado, sin vida, sin prioridad. La vida que nos ha tocado vivir produce la sensación de que siempre estamos “on fire” , siempre corriendo, sin valorar en muchos casos quien “corre” con nosotros o quien se queda en las gradas animándote a llegar a la meta, y que efecto nos produce o nos hace sentir. En mi caso, y dentro de esta carrera se encuentra, entre otras cosas,  el trabajo, definido como un “ente” con vida que cada vez pide mas protagonismo, intentando engullir cada minuto de mi tiempo y rasgando en muchas ocasiones el que debiera dedicar no sólo a quienes me acompañan sino a otros menesteres como leer, fotografiar, viajar, birrear o incluso procastinar…

Así que hoy, porque supongo que toca,  me detengo, y fiel al primer párrafo de este texto, reflexiono sobre este año, que ha sido de todo menos monótono, lleno de grandes emociones y de algunos altibajos, de crecimiento profesional y personal, de reencuentros y desencuentros, de despedidas y de conocimientos. pero sobre todo de seguir aprendiendo y evolucionando.

En esta reflexión  concluyo en valorar (si todavia cabe mas) a mi “equipo ganador”, esas personas que están y han estado cerca en la carrera de mi vida y concluyo que, si es cierto que estoy en una etapa de un ajetreo consentido y “con sentido”, valorado, aceptado y querido y soy consiente de que todo fluirá y además estaré trabajando en ello para conseguirlo a pulso como siempre.

No es justo quejarse, tengo una buena vida, con sus cosas buenas y sus cosas que me harán aprender o a aceptar pero he decidido  como propósito no imponerme obligaciones, o castigarme por el ajetreo con sentido en el que estoy inmersa.

Como dice Sabina “la vida es tan corta y el oficio de vivir tan dificil, que cuando uno empieza a aprenderlo ya hay que morirse”, Asi que, fuera quejas, fuera miedos, aceptemos lo que nos viene y a seguir en la carrera hasta la meta.

Os deseo una feliz Navidad, y un buen rato de paz para pensar del verbo pensar tranquilamente y reflexionar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *